fbpx
Filing a Claim for Defective Products Injuries

Filing a Claim for Defective Products Injuries

When we put our money into a product, we expect it to meet all safety regulations and for it to last years to come. So when we buy a product and it’s defective, we feel frustrated  like our money has been wasted. What makes it worse is if we end up with defective product injuries.

I was injured due to a product that was defective. Should I contact a personal injury attorney?

This could mean you bought a teapot that had a small and unnoticeable crack in it. And when you used it, it shattered into pieces and one hit you in the eye, or you received burns from the hot water exploding out of it.

This could mean you bought a new car with faulty brakes and were in a car accident because your brakes didn’t work properly. These are just two of the situations that can arise when using a defective product. So if you’ve been a victim of a product malfunction, keep reading to see what information you need to file a claim!

Questions to Ask Yourself Before Consulting with a Lawyer for Products Injuries

It’s easy and understandable to be upset about purchasing a defective product. However, this doesn’t mean you can immediately file a claim against the company and get your money back plus some. So before you call a defective product lawyer, ask yourself these questions:

  • Was I or someone I love injured by this defective product?

  • Did my loved one die from using this product?

  • Was there a monetary loss from using this product? (Besides buying this product. This could mean missing work because of faulty brakes, which resulted in a loss of wages).

  • Did the product come with any warning labels or very specific instructions on how to properly use the product?

If you answered yes to most or all of the above questions, then your next step is gathering evidence for your claim.

Gathering Evidence for Products Injuries

You need to prove the merchandise was defective. This could mean photographing a frayed or improperly protected cord or improperly protected cord on an electronic. This could also mean photographing that you properly used the product as it was intended. So the manufacturer can’t claim misuse products. Photographing your injuries caused by the product are also a good way to build up evidence.

Most people use reviews as a way to help them decide whether a product is worth purchasing or not.

So looking at the product reviews for your defective item could yield some results for you. If the product has been defective for several people, yet the manufacturer has done nothing to fix it or they reply with claims of user malfunction, printing those out could also be helpful for your case. If it has been reported several times that the product isn’t working properly and nothing has been done about it, that shows negligence on the part of the manufacturer.

All of this may seem like a lot of work, but don’t worry when you contact one of our attorneys you will never have to pay any money up front. Our lawyers  work on your case to ensure you receive the compensation you deserve for your injuries in exchange for a small percentage of the recovery.

Also, do some research and see if this company has had any other defective merchandise in the past. If having products that aren’t up to safety standards seems to be a recurring trend with the company, then proving their product caused your injury shouldn’t be a problem.

A product injury lawyer will be able to best guide you in what evidence to gather in order to file a defective product lawsuit.

What Kind of Case Do You Have?

As with most cases, there are several claims you can make. Each one having similarities and differences. Knowing what kind of claim you have- or at least having a good idea as to what type you have- can be helpful when gathering evidence and approaching a defective product lawyer.

So here are some of the cases you might have when it comes to a defective product:

Injured Individual– This would be you, the purchaser of the defective product. This would also apply to anyone who used this product. If you bought a power tool for your husband that turned out to be defective- or bystander who got electrical shock injury as a result of the defective product.

Negligence– This one isn’t as common as other types as it is the hardest one to prove. This one means that every link in the chain of command failed to notice and exercise reasonable care with their product.

Strict Liability– A product can be defective in three ways: in it’s design, when the design wasn’t safe enough; in it’s manufacturing, when the product wasn’t manufactured as the design directed; in its lack of warning. If there were dangers that the consumer should have been warned about but wasn’t.

Being Aware of Warranties for Products Injuries

The warranty of your product is something that will impact your case. Therefore, knowing how they work and the different types that exist is important. Next, we will briefly explain the relevant concepts.

Starting with the types of warranties, you will find that there are only two of them. Implied warranties and express warranties. First, an implied warranty is an unwritten assurance that the product will serve the purpose that it is being bought for. While it is not written on the product or packaging, this type of warranty is automatically applied to it by the state law.

On the other hand, we have express warranties. This one comes written on the product, its packaging, its advertising, its instructions or any other material it comes with. If your defective product has an express warranty, it may be easier to file your claim.

Products Injuries. There is clearly a lot of details when it comes to defective products. For this reason, if you’ve been injured due to a defective product, your best bet is to consult with a lawyer. At the Law Offices of Scott J. Senft, we will help you understand everything regarding your case. We will help you file a claim so that you can get the compensation that you’re entitled to!

¿Qué hace a una lesión personal una lesión catastrófica?

¿Qué hace a una lesión personal una lesión catastrófica?

Cuando hablamos de lesiones personales hacemos referencia a aquellas lesiones que implican daños tanto físicos, como emocionales. Sin embargo, la persona afectada podrá, de forma gradual, volver a realizar actividades que hacía anteriormente, trabajar y recuperar la vida que solía llevar. Esto, por el contrario, no sucede con las personas que han sufrido una lesión catastrófica. 

Las lesiones catastróficas son aquellas donde la víctima podría presentar múltiples fracturas, lesiones severas (por ejemplo, lesiones en la columna vertebral o lesiones cerebrales), amputación de extremidades o de cualquier otro órgano, invalidez o, incluso, la muerte. Se trata de lesiones que condicionarán la vida de la víctima para siempre. 

Usted seguro se preguntará: ¿cómo una lesión catastrófica podría condicionar mi vida? Y la respuesta es muy clara.

Las consecuencias que derivan de este tipo de lesiones no son solo físicas y emocionales, como en el caso de las lesiones personales. Una víctima de una lesión catastrófica, muy probablemente, no podrá volver a trabajar, estará discapacitado para caminar, viajar y disfrutar. Además, podría necesitar de cuidados de enfermeras y especialistas por el resto de su vida. 

Todo ello podría sumergirle en una depresión severa, ansiedad y un sinfín de padecimientos emocionales. Por ello, es importante conocer cuáles son las posibles causas de estas lesiones, ya que de esta forma usted podría evitarlas, o bien, conocer cuáles son los pasos que se deben seguir después de haberse convertido en una víctima. ¡No hay tiempo que perder!

¿Cuáles son las posibles causas de una lesión catastrófica?

Claro está que, no todas las lesiones catastróficas suceden a partir de la misma causa, ni tampoco obtienen las mismas consecuencias. De hecho, las consecuencias derivarán del tipo de accidente que haya afectado a la víctima. Con esto, queremos decirle que, las causas de una lesión catastrófica pueden variar. 

Sabemos que es bastante común relacionar este tipo de lesiones con accidentes de gran magnitud, como lo es un accidente de tránsito con víctimas fatales, aun cuando perfectamente podrían ser causados por algo tan inesperado como un resbalón en una oficina.

Lo cierto es que, todos estamos expuestos a este tipo de lesiones, ya que ocurren en los momentos que menos esperamos. De ahí surge la importancia de mantenernos alertas y de conocer cuáles son los posibles riesgos de nuestras acciones. De esta forma, evitaremos que el resto de nuestra vida se vea condicionada.  

Dicho esto, las posibles causas de una lesión catastrófica pueden ser:

Accidentes automovilísticos

Los accidentes de tránsito encabezan la lista entre las causas de muertes más comunes. Y es que, aunque usted no lo crea, el exceso de velocidad, el hecho de conducir bajo influencia del alcohol o de otras sustancias psicotrópicas y el irrespeto hacia las señales de tránsito, pueden fácilmente ocasionar una lesión catastrófica. 

Por otra parte, usar el móvil mientras conduce, o bien, conducir con cansancio, también podrían ocasionar un accidente de tránsito fatal. Esto, sin contar que las condiciones climáticas también son un factor de riesgo para quien se encuentra al volante.

Accidentes durante el trabajo

Si usted trabaja en el área de construcciones, debe saber que los aplastamientos, las caídas y las heridas causadas por la maquinaria empleada ocurren con frecuencia. Sin embargo, quienes trabajan en oficinas o en agricultura, por ejemplo, no se encuentran exentos de sufrir accidentes de este tipo. 

De hecho, pasar horas sentado en la misma posición, que es lo que ocurre normalmente cuando se trabaja en una oficina, podría ocasionar lesiones permanentes en la columna vertebral, brazos y cuello. Todo debido a la mala postura.

También podría sufrir un accidente de resbalón y caída, a causa de grietas en el piso, pisos resbaladizos o mojados, mala iluminación o cualquier objeto que se encuentre obstaculizando el paso en su oficina o área de trabajo.

Si cualquiera de estas situaciones deriva en amputaciones, lesiones cerebrales, fracturas, quemaduras, lesiones en la columna vertebral, invalidez o muerte (en el caso de que se trate de un familiar o allegado), usted no debe dudarlo más. Se encuentra frente a una lesión catastrófica.  

Si usted se ha sentido identificado y considera que ha sido víctima de un accidente durante su jornada laboral, sin importar el área en el que usted se encuentre, o de un accidente de tránsito, no debe quedarse de brazos cruzados. Lo mejor será contactar a un abogado que se asegure de que el responsable se haga cargo de la negligencia que lo ha llevado a esta situación.

¿Cómo actuar frente a una lesión catastrófica?

Sea cual sea el motivo de su lesión catastrófica, hay una serie de pasos que usted deberá seguir para asegurarse de obtener justicia y, de acuerdo con los daños ocasionados, obtener la compensación que más se adecúe. Esto solo será posible de la mano de un abogado experto. De lo contrario, su caso podría no recibir la atención que se merece. 

El primer paso que usted deberá dar será recopilar toda la evidencia posible. La misma será de gran utilidad para que un abogado experto en lesiones catastróficas pueda armar su caso, usando la evidencia como soporte. 

Si usted ya cuenta con la mayor cantidad de información sobre lo ocurrido, el segundo y último paso será contactar al abogado de su preferencia. Un abogado experto en lesiones catastróficas se encargará de evaluar a fondo la situación y velará por sus intereses.

Si no sabe a quien contactar, no dude en comunicarse con las oficinas de Scott Senft. Desde allí, él, junto con todo su equipo, le resolverán todas las dudas, le apoyarán en todos los ámbitos y comenzarán a trabajar por su bienestar desde el primer instante. ¡No espere más! Después podría ser muy tarde. Llame hoy para una consulta gratis.

How to Build a Claim for Your Electric Shock Injury

How to Build a Claim for Your Electric Shock Injury

The number of electrical shock injuries that happen in a year doesn’t even come close to the number of car accident injuries that happen in a year. But electric shock injuries can be some of the most damaging, life-changing, and scariest injuries that someone can experience. These injuries might occur at home, work, or in some freak accident- like being struck by lightning or having a power line fall on a car or house. 

Electric shock accidents aren’t always black and white, there can be a lot of gray areas to them, especially if the nature of the accident is unclear. So how will a person know if they have a case for their electric shock injury? How will they be able to find the right lawyer to help with their case? All those questions and more will be answered below.

What is an Electric Shock?

You might think that an electric shock is the same as being electrocuted, but it’s not. The biggest distinction between the two is the outcome for the victim. Electrocution causes death to the victim, an electric shock doesn’t. Electric shocks can cause serious and life-altering injuries, but the victim is still alive. 

There are many ways an electric shock injury can occur. From electric outlets to household appliances to being tasered, it seems like anything electrical can cause injury to a person. And the injuries can range from minor to life-altering.  

What Symptoms Might I Experience From an Electric Shock?

The symptoms of an electric shock vary depending on a few factors- The voltage amount, length of exposure, the level and pathway traveled of the electrical current, the victim’s health, and how quickly treatment is administered. Some of the potential symptoms of electric shock injury are:

  • Abdominal and chest pains
  • Brain injuries
  • Breathing problems
  • Compartment syndrome
  • Confusion
  • Headache
  • Heart arrhythmia, cardiac arrest, or fibrillation of the heart
  • Loss of consciousness
  • Muscle contractions, pains or spasms
  • Nerve damage
  • Numbness or tingling 
  • Seizures
  • Sensory issues (Difficulty hearing, seeing, or swallowing)
  • Severe burns (External & internal)
  • Spine injuries

What Should I Do If Myself or Someone Else is a Victim?

As with any injury, timing is key. So the faster you respond, the better the outcome of the injury. So if you’re the one who has been shocked, here are some things you can do:

  • Let go of the electric source as soon as possible
  • If you’re able to, call 911 or your local emergency services. If you’re unable to make the call, yell for someone else to make the call.
  • Limit your movement. Don’t move unless you’re moving away from the electric source.
  • Cover any burns you received from the shock with sterile gauze. Avoid using adhesive bandages because they might stick to the burn, causing further damage to the burned area. 

If someone you’re working with, at home with, etc receives an electric shock, do the following to keep yourself safe and help them: 

  • Don’t touch the shocked person if they’re still holding onto or near the shock source.
  • Don’t move the shocked person unless they’re still near the source of the shock.
  • If possible, turn off the electricity. If you’re unable to, get the source of electricity away from the person. If possible, wear rubber gloves when moving the electrical source- rubber is an insulator, meaning it’s a poor conductor for electricity. Avoid metal and anything wet as they are strong conductors for electricity. 
  • Administer CPR and any other necessary first aid to the person. 
  • Call 911 or your local emergency services so the person can get medical attention as soon as possible. 

Taking these steps can help you or someone else who has suffered from an electric shock from being injured further and from possibly making your injury worse.

Who is Liable for My Electric Shock Injury?

An electric shock injury can occur anywhere at any time, so knowing who is responsible for that injury is a key element to building a case.

Here are some examples of electric shock injuries that another party will be liable for:

  • If a manufacturer releases a product that doesn’t follow the electrical safety guidelines and you are injured as a result of using that product, you are entitled to compensation through a claim against the manufacturer.
  • If you are a construction worker and the worksite you’re at is unsafe and you don’t have the proper gear to stay safe and you are injured due to those factors, then the employer can be held liable for any expenses that were caused because of the injury.
  • Building owners, construction crews, and utility companies all have a responsibility to take safety measures so people don’t get injured. If you were shocked as a result of an electrically charged elevator, a downed power line, or other electrical mishap that you couldn’t avoid, you may be able to file a claim against the company responsible for that piece of electrical equipment.
  • If you are someone else’s property and are shocked by a faulty light switch they haven’t fixed or any electrical equipment that they have prior knowledge of not working properly, you may be able to file a premises liability claim against them.

These are just a few of the ways you can file a claim for your electric shock injury. If you want to know if your specific incident has cause for a claim, contacting an experienced electric shock lawyer is your best bet. 

How Do I Build Up a Case for My Electric Shock Injury?

As with any case, you need evidence before you can file a claim. The more solid evidence you have, the stronger your case will be. So gather all photographic, video, medical documents, and any other documents that are related to your injury. You should also keep a record of your medical bills and other costs that have occurred because of your injury. 

Here are just some of the many losses you pursue compensation for: 

  • Burns, disfigurement, & scarring, and 
  • Current and future medical bills
  • Loss of body part function or usage
  • Loss of wages & benefits
  • Physical pain and suffering
  • Psychological injuries & emotional suffering (anxiety, depression, PTSD, etc)
  • Short-term, long-term, or permanent disability

Given the nature of your injury and all the expenses that came with it, the amount of money you could be compensated will vary. But to ensure you get the most compensation possible, you will need an experienced electrical shock injury lawyer. Scott Senft is that lawyer, so call him for your free consultation today and get the compensation you deserve for your injury!

Accidentes de Bicicleta

Accidentes de Bicicleta

Salir a rodar en bicicleta durante el verano, e incluso, durante el invierno, es de las actividades favoritas de muchas personas. De hecho, desde hace unos años, con el fin de reducir los costes que implica tener un vehículo y para llegar rápidamente de un lugar a otro, se ha convertido en uno de los principales medios de transporte.

Sin embargo, para nadie es un secreto que un ciclista puede ser interceptado por un sinfín de obstáculos en el momento que menos se lo espere, causando un accidente fatal. Entre ellos, conductores que irrespetan las señales de tránsito, peatones que cruzan la vereda en momentos inoportunos o incluso, irregularidades en el pavimento. 

Dicho esto, es importante que sepa que, si usted, su hijo o algún conocido, ha sufrido un accidente de bicicleta, puede actuar legalmente para recibir la indemnización que le corresponde. Y eso es, precisamente, de lo que hablaremos en este artículo. 

Usted conocerá cuáles son los accidentes de bicicletas que ocurren con mayor frecuencia, qué puede hacer para prevenirlos y cómo un abogado puede ayudarle en caso de ser una víctima. ¡No se quede de brazos cruzados!

¿Cuáles son los accidentes de bicicleta que ocurren con mayor frecuencia?

Conocer los accidentes que podrían suceder mientras conduce una bicicleta, le ayudará a tomar consciencia sobre los mismos y evitarlos en un futuro. A continuación, le comentamos los posibles escenarios a los que usted podría enfrentarse.

  • Peatones que se atraviesan en el camino

Muchísimas personas cruzan la vereda sin fijarse si un vehículo o una bicicleta se aproxima, o bien, cruzan pensando que el conductor de la bicicleta va a frenar a tiempo. 

Ello puede ocurrir, es cierto. Pero también puede ocurrir que usted, el conductor de la bicicleta vaya a una velocidad considerablemente alta y el impacto ocasione un accidente. 

  • Colisiones con vehículos

Quienes se desplazan en bicicleta corren el riesgo de ser impactados lateralmente por un vehículo, bien sea porque el mismo no respetó las señales de tránsito, o porque usted, como conductor de la bicicleta, se atravesó en la trayectoria del auto. 

Del mismo modo, ocurre frecuentemente que un ciclista circula del lado derecho del conductor del vehículo y esto imposibilita que sea visto. De esta forma, se produce el impacto y el conductor de la bicicleta podría ser aventado. 

También podría ocurrir que el vehículo se sitúe detrás de la bicicleta y que, al no calcular la distancia que existe entre ambos, acelere más de lo debido y se produzca un impacto trasero. 

  • Golpes con puertas de vehículos

Es muy común que los conductores de vehículos, al estacionarse, abran las puertas bruscamente, sin fijarse si una persona está caminando o si una bicicleta está pasando. De ser así, usted correría el riesgo de estrellarse contra la puerta. 

  • Irregularidades en el pavimento

En muchos países, ciudades e incluso, en su misma locación, podrían existir calles que se encuentran en mantenimiento o bien, veredas con huecos y grietas. Cualquiera de ellas podría ocasionar un accidente en bicicleta, aun cuando usted esté atento a la vía. 

¿Cómo prevenir un accidente de bicicleta?

Si bien es cierto que, en muchas oportunidades, la prevención de un accidente de este tipo no depende de usted, hay ciertas medidas de seguridad que puede tomar para disminuir los riesgos que conlleva transportarse en una bicicleta. 

Para evitar colisiones con los automóviles, por ejemplo, usted podría evitar colocarse en un punto ciego del conductor. No se coloque del lado derecho, colóquese a su izquierda o, mejor aún, transite por las vías específicas para los ciclistas. 

En el caso de que necesite transitar junto con los vehículos, asegúrese de mantener una distancia prudente entre ambos y de conducir a una velocidad moderada. Así, en el caso de una situación imprevista, usted podría frenar o tener el espacio suficiente para aislarse y evitar el accidente. 

Cuando se trata de prevenir los accidentes en donde se ven involucrados peatones, usted solo puede estar atento a la acción que la persona va a realizar. No tiene forma de saber en qué está pensando el peatón. Por ello, lo mejor es conducir a una velocidad moderada y, en caso de ser necesario, usar la bocina para alertarles que estás por pasar. 

De ser posible, intente usar la bicicleta durante el día. Aunque la luz del sol pudiera hacer que el conductor pierda parcialmente la visibilidad y choque con su bicicleta, usted correrá menos riesgos que si decide circular por la noche. De ser inevitable, procure instalar luces intermitentes o colocarse bandas que alumbren en la oscuridad.

Por último, procure respetar las señales de tránsito. De esa forma, en el caso de que ocurra un accidente, usted no será el culpable y un abogado podrá velar por su bienestar y hacer todo lo posible para que pueda recibir la compensación que se merece. 

¿Por qué es importante contar con un abogado?

Como le mencionamos anteriormente, de la mano de un abogado su caso no pasará desapercibido. Contar con un abogado especializado en accidentes con bicicletas es vital para que usted pueda obtener justicia. 

Dicho esto, es importante que usted pueda recopilar toda la evidencia necesaria y algunos testigos que sean capaces de corroborar su versión. Esto ayudará a que su caso sea armado sobre bases sólidas. 

Si se encuentra en la búsqueda de un abogado profesional y especializado en este tipo de accidentes, no dude en llamar a las oficinas de Scott Senft. Desde allí, estaremos encantados de ponernos manos a la obra para darle la tranquilidad que se merece.

Un Accidente Durante El Trabajo

Un Accidente Durante El Trabajo

El hecho de que usted trabaje en una oficina o tenga un oficio “tedioso” no significa que se encuentre aislado de sufrir accidentes durante el trabajo. De hecho, los accidentes ocurren cuando menos lo esperamos y debemos estar preparados para afrontarlos de la mejor manera. Incluso, si es necesario, debemos prepararnos legalmente para ello. 

Por otra parte, resulta necesario destacar que, existen personas que llevan a cabo trabajos riesgosos y no lo saben. O quizás, sí lo saben, pero no saben cómo pueden salir victoriosos de una situación de ese tipo. Esto es más común de lo que podría imaginarse. 

Si usted es una de esas personas, en este artículo podrá descubrir cuáles son esas profesiones riesgosas, cómo podría verse perjudicado y qué acciones legales debe llevar a cabo en el caso de sufrir un accidente durante el trabajo. ¡Quédese con nosotros!

¿Qué profesiones pueden considerarse como “riesgosas”? ¿Qué accidentes y heridas podría sufrir? 

Si la vida lo ha llevado a ello, usted podría estar desempeñando un trabajo que podría costarle una lesión, o incluso, la vida. Y es que, existen profesiones que involucran riesgos que usted debe asumir si quiere recibir el sustento necesario para mantenerse. Algunas de ellas son:

Conductores de vehículos pesados

Para nadie es un secreto que los conductores de camiones, gandolas o bien, cualquier vehículo pesado, ponen su vida en riesgo al transportar la carga. Las vías de tránsito pueden encontrarse deterioradas, usted podría tener estar expuesto a ruidos, vibraciones del vehículo o a sustancias que se encuentran en el ambiente. Todo ello aumenta la posibilidad de que usted, como conductor, sufra un accidente. 

Además, este tipo de profesión suele relacionarse con horarios atípicos. Si usted debe realizar trayectorias nocturnas, podría quedarse dormido al volante y sufrir lesiones en su columna vertebral, hernias discales, dolores de cuello, lesiones cerebrales, etc. 

Policías

El hecho de ser los encargados de mantener el orden implica que se considere como una profesión de alto riesgo. No solo por los enfrentamientos que podrían producirse al abatir delincuentes, sino también por el estrés que puede ocasionarle la responsabilidad o impredecibilidad al reaccionar frente a un robo o bien, cualquier factor externo implicado sobre una actividad delictiva. Si usted es oficial de policía, podría estar expuesto a un sinfín de ataques físicos y psicológicos. 

Pilotos

Si bien es cierto que, a simple vista, puede parecer un trabajo sencillo, donde el piloto está cómodamente sentado detrás de una serie de controles y pantallas, pilotear aviones pequeños puede suponer grandes riesgos. Se considera que los aviones grandes y comerciales son más seguros. 

Si usted es piloto de aviones pequeños, probablemente en algún momento, deberá aterrizar en una pista clandestina o sobre una infraestructura riesgosa y, su equipo de mantenimiento deberá haber preparado su avión para ello. Al igual que con los conductores de vehículos pesados, descuidar pequeños detalles podría suponer lesiones internas y externas severas, como lo son las fracturas o enfermedades cerebrales relacionadas a la compresión. Esta última es más frecuente en pilotos que vuelan a más de 18,000 pies de altura. 

Mineros

Si usted es minero, a pesar de que utilice las herramientas más adecuadas, podría verse expuesto a deslizamientos repentinos, calor, explosiones, vibraciones, presión atmosférica, humedad y un sinfín de gases tóxicos. Hoy en día, se cree que el polvo es el elemento que más podría afectar su salud como minero. Además de ello, la actividad minera es considerada un factor causante de cáncer, debido a la exposición a compuestos químicos tóxicos y a la radiación emitida. 

Es muy común escuchar que, con el fin de minimizar los costes, las empresas eviten el uso de escombreras o membranas aislantes, lo que aumenta los riesgos de sufrir un sepultamiento y por supuesto, de sufrir lesiones corporales. 

Ingenieros de líneas eléctricas

Cualquier tipo de instalación eléctrica demanda que usted entre en contacto directo con la corriente eléctrica, tensiones, cortocircuitos, corrosiones, fugas, vientos, nieve, calor o bien, con el calentamiento de los materiales comúnmente empleados. Y, aunque parezca poco probable, usted podría verse electrizado, electrocutado o podría sufrir de quemaduras y caídas de gran altura. Recuerde que, esta profesión también exige jornadas laborales en jornadas atípicas, con el fin de que la población cuente con el servicio. 

Si usted es ingeniero de líneas eléctricas, asegúrese de que su empleador le proporcione elementos que velen por su seguridad y que cumpla con los procedimientos y prácticas necesarias para evitar cualquier accidente eléctrico. 

Repartidores

Cada día, usted puede observar que más personas optan por ser repartidores. Si usted es uno de ellos y se transporta en motocicleta, bicicleta o automóvil, es probable que se sienta agobiado y estresado por cumplir con el tiempo de entrega establecido y por mantener feliz a su cliente y a la empresa. Esto puede llevarlo a sobrepasar los límites de velocidad e irrespetar leyes de tránsito, ocasionando colisiones, donde incluso, pueden verse peatones involucrados. 

Usted también deberá lidiar con las diversas condiciones climáticas, como la lluvia o el calor asfixiante. El asfalto podría verse afectado, al igual que su visibilidad. También deberá asegurarse de que su vehículo o cualquiera que sea el medio de transporte proporcionado por su empleador, se encuentre en condiciones óptimas para hacer las entregas. De no ser así, usted podría sufrir lesiones realmente severas. 

Obreros, techadores

Las exposiciones al sol prolongadas, el uso de herramientas eléctricas y el hecho de trabajar por encima de la superficie terrestre, son tan solo tres del sinfín de condiciones laborales riesgosas a las que podría estar expuesto si usted trabaja como obrero o techador. Las caídas y las altas temperaturas que pueden azotar durante el día han convertido este trabajo en uno de los más riesgosos del mundo. 

Usted podría sufrir de fracturas, ligamentos desgarrados, conmociones cerebrales e incluso, lesiones mortales si cae desde un techo a una altura considerable. 

Lo cierto es que, usted podría sufrir una lesión por algo tan simple como caminar sobre una superficie resbaladiza en su oficina o por algo tan complejo como la falta de mantenimiento a una maquinaria específica. En estos casos, usted deberá tomar las acciones pertinentes para preservar su salud y hacer valer todos los beneficios que le corresponden. 

¿Qué debe hacer si sufre un accidente en su trabajo? 

Tomar acciones legales frente a un empleador no es nada fácil. Siempre intentarán compensarlo con una suma menor a la que usted merece, dirán que no es tan grave, lo ignorarán o, si se sienten presionados, podrían acudir a las amenazas. Aunque parezca difícil de creer, esa será su realidad. Por ello, su mejor opción es encarar el proceso paso a paso, de la mano de un abogado experto en accidentes laborales que sea capaz de conseguir la indemnización que usted merece. 

El abogado correcto puede hacer valer sus derechos, cumpliendo con los plazos establecidos para presentar su caso según lo establecido en las leyes laborales y sin dejarse intimidar. Si usted desea conocer más sobre sus oportunidades de salir victorioso de su accidente laboral, contacte a Scott Senft. Podrá estar seguro de que su voz, se hará valer.

Call Now Button
English EN Spanish ES